lunes, 29 de junio de 2009

Lo que nos regalo el destino

video

Se conocieron en el peor momento posible, ella estaba desengañada, arisca y esquiva.

Sin embargo, lentamente como esa ola que poco a poco va dando forma a la roca fue forjándola a su deseo.

Y un día sin saber como, era suya, en cuerpo y alma, respiraba por y para él. El tiempo y la paciencia había dado su fruto. Y sobre todo el amor que él sentía por ella.

Lentamente pasan los días, lentamente van tejiendo su futuro.

El destino les unió, aunque ella no quería.

 

lunes, 22 de junio de 2009

Destino....



Siempre me ha llamado la atención esta leyenda anónima de origen chino, que dice que entre dos personas que están destinadas a tener un lazo afectivo existe un hilo rojo, que viene con ellas desde su nacimiento. El hilo existe independientemente del momento de sus vidas en el que las personas vayan a conocerse y no puede romperse en ningún caso, aunque a veces pueda estar más o menos tenso, pero es, siempre, una muestra del vínculo que existe entre ellas. Nunca imagine que estuviesemos destinados a encontrarnos... y asi ocurrio, ahora nada ni nadie puede separarnos.



Un hilo rojo, invisible conecta a aquéllos que están destinados a encontrarse, a pesar del tiempo, del lugar, a pesar de las circunstancias. El hilo puede tensarse o enredarse, pero nunca podrá romperse.

lunes, 15 de junio de 2009

Mi Dueño


En el camino de mi vida apareciste,

y es tu sonrisa la que mueve mi mundo,

saberte muy cercano y tenerte tan lejos,

que injusta es la vida por dejarme vivir sin tu vida.

No es mucho pedir, tan solo es soñar un momento,

soñar con tenerte a mi lado

conseguir que mi alma tenga el respiro

de tenerte al menos en sueños

solo un sueño es lo que vivo sin ti
sin tus sonrisas, tus caricias… tu presencia.

Tiemblo al decirte hola

mi cuerpo se desgarra añorando una caricia

te llamo entre sueños

te exijo en mis pensamientos

y … apareces,

me pierdo en ti sin que digas nada

sin decir siquiera una maldita palabra

me conformo con una mirada

que me llena por completo

y al despertar, ¿que haré de nuevo?

esperar en silencio a que vuelvas

y que de nuevo con tu sonrisa ilumines mi vida.

Y así nunca mas perderte, ni llorarte

y ya nunca dejar de soñarte.

domingo, 14 de junio de 2009

Mil pétalos de rosas


El viernes me fui a dormir con mi alma cubierta por mil pétalos de rosas, esos pétalos que me ha ido regalando cada vez que me ha dicho al oído que soy lo mejor que le ha pasado, que soy suya.

Pétalos que me han ido cubriendo, poco a poco, día a día, como usted ha ido tomando mi espíritu, pausado pero sin tregua.

Me ha ganado con su firmeza, con su dulzura, en el placer de poder perderme mirando sus ojos.
En esa sonrisa disimulada que trata de ocultarme y a pesar de ello se la veo cada vez que nos vemos, pero sin poder hacerlo en la felicidad de su rostro.

Esa noche como todas me ha acariciado la suavidad de los pétalos, de múltiples colores, rojos cuando enciendo su pasión, blancos cuando me consuela en un día duro, rojos cuando me susurra al oído que me quiere, negros cuando me toma; poco a poco vamos formando el arco iris, del mismo modo que vamos consolidando nuestra relación.

El pasado viernes llegamos a los mil pétalos mi Señor, y espero seguir cada día añadiendo unos cuantos mas.

Suya…. mío….

viernes, 12 de junio de 2009

Ahógame


Al entrar en la habitación el sol la inundaba toda y me dejo cegada de momento.

Un penetrante olor a lavanda se expande por ella. Cierro los ojos y me veo transportada a un campo en la Provenza, asoma una sonrisa en mis labios.

Sus manos se posan con suavidad en mis hombros, están desnudos, siento el placer de su caricia, su aliento en mi nuca al besarla giro lentamente la cabeza y veo su sonrisa, su mirada azul…

Esta sin afeitar, le acaricio la mejilla, cierra los ojos al notar mi mano y mi corazón se inunda, los abre y me pierdo en ellos como cada vez que los miro.

Con suavidad me dirige hacia la mesa. Al llegar me suelta el vestido que esta anudado al cuello, cayendo a mis pies, no llevo nada más. Solo estoy yo, sin adornos, ni tan siquiera mi collar Hace mucho que lo llevo en mi esencia y le gusta mi cuello desnudo, solo cuando se da el caso sus manos alrededor de él, constriñendo mi respiración; dejándome sin aliento para luego recibirlo de golpe directamente desde sus pulmones.

Disfruto de la sensación de entregar mi vida a a sus deseos, a su capricho, en sus manos, que saben hasta que punto debe apretar y en que gemido ahogado soltarme.

Me tumba boca arriba sobre la mesa, las piernas me cuelgan a partir de la rodilla, se queda mirando los pies.

La coleta me molesta , no me deja apoyar bien la cabeza, así que le veo salir de la habitación, no digo nada, no me muevo, solo espero.

Tarda bastante en volver, lleva en la mano una pequeña toalla que ha enrollado, levanta un poco mi cabeza, y la pone justo debajo de la goma que sujeta mi pelo, ahora estoy cómoda y sonrío.

Noto la sonrisa en su mirada, el resto del rostro no muestra emoción ninguna.

Vuelve ha salir trayendo consigo pequeñas velas, de las que se usan en los calienta platos, les quita la parte metálica que las contiene y pone una en cada empeine de mis pies, son moradas, al encenderlas sale un suave aroma a lavanda, sabe que adoro ese olor y me lo ofrece.

Enciende primero una y la segunda, poco a poco empieza a derretirse la cera y noto el primer calor, cierro los ojos y me dejo llevar. Las dos siguientes son colocadas en mis rodillas, una en mi monte de Venus, en el ombligo otra.

Una en cada pecho, poco a poco voy sintiendo la cera resbalar por mi cuerpo, ese calor, adorado calor, va dejándolas derretir, solo me mira como mi expresión va cambiando según corre por mi cuerpo la cera liquida.

Noto sus manos en mi cuello, una caricia suave primero, tomo oxigeno y empiezo a sentir como poco a poco va apretando, el aire va saliendo con suavidad entre mis labios silbando.

Libera mi cuello y centra su atención en el estado de las velas, decide poner unas cuantas mas sobre mi vientre, yo noto el quemazón, es placentero dentro del dolor, vuelve a coger mi cuello y ahora aprieta con mas firmeza, mas rato, empiezo a ahogarme a sentir deseos de batallar para liberarme pero resisto al instinto de supervivencia y me quedo quieta.

Me lo libera mientras me besa.

Mi cuerpo esta inundado con la cera derretida, me quema el cuello por la presión, revisa de nuevo las velas, ya están casi consumidas, arquea una ceja y asiento con la cabeza, así que vuelve a tomar mi cuello esta vez con una sola mano, sabe el punto exacto que debe oprimir para provocarme el ahogo en la otra tiene el gato, al tiempo en que empieza a apretar de nuevo mi cuello va apagando las velas con él, y luego según corta mi respiración noto como la cera salta de mi cuerpo a cada uno de sus toques, su mano es grande ya hace un momento que no respiro, incluso ni noto ya los golpes… empiezo a agitarme, estoy a punto de desmayarme cuando siento sus labios en los míos y el aire en mis pulmones.

Mi respiración vuelve poco a poco, veo su sonrisa y sonrío.

Me besa en el oído al tiempo que me dice….. Te quiero mi niña, solo a ti y para siempre.




sábado, 6 de junio de 2009

Para los dos....

Hubiese querido colgar exactamente el que me regalo, pero no ha sido posible... aunque solo tengo que cerrar los ojos y oir la canción para recordar el momento.... suya.... mío...

video

Un giro en mi vida


Durante el ultimo mes han ocurrido una serie de acontecimientos que me han hecho plantearme, lo que es mi vida "ciber", me he dado cuenta de quienes creia amigos tan solo eran conocidos, que buscaban su interes particular y nada más.

Que se den por aludidos los que realmente no se han comportado como se esperaba de ellos, aquellos que lo han sido desde luego esto no va por ellos.

Tras mucho pensar he decidido tomar un nuevo camino, dejar de lado tanto chat, y centrarme en lo que realmente me importa.

Y me importan mis amigos de verdad, tanto en real como ciber, mi familia y sobre todo mi Señor. Muchos pondran el grito en el cielo cuando se sepa quien es.... pero me da igual... me ha demostrado quien es realmente y no al que conocen en los foros, chats o demas lugares internautas.

Es un Dueño firme, amable, comprensivo y como hombre es increible, lo apuesto todo a él, me la juego totalmente, sabiendo que no me va a defraudar ni fallar, asi pues me tomare un tiempo sabatico de los chat aunque siempre me podreis encontrar quienes deseis aqui, seguire viniendo y dejando ya no solo relatos y demas, sino pensamientos y deseos.

Volvere, porque soy como la gripe siempre vuelvo.... pero esta vez no se cuando sera.

Un gran beso a todos, os quiero ... pero necesito centrarme en lo que es muy importante para mi

La entrega



No hay nada mas hermoso que cuando tu como sumisa te entregas a tu Señor, el pasa a ser tu vida, tu felicidad, es todo, como debe ser.

Y sin embargo el momento sublime es cuando recibes la entrega de tu Dueño, Amo y Señor. En ese momento es cuando si tocas el cielo, ahora si que ya no sois dos, sino uno... el circulo se ha cerrado y los dos estan dentro, a pesar de todas las interferencias.... y malas vibraciones, a pesar de todo ya son uno....

Y entonces tomas una rosa, y la guardas entre las paginas de un libro, eso si antes te has pinchado con una espina y has dejado tu sangre para que quede ahi tu dolor y sea su placer.

Y en ese momento, sabes que ya nadie puede interponerse.... pueden intentarlo, pero el muro esta construido sobre cimientos fuertes y nada puede derribarlo.

Cuando un Amo se entrega a su sumisa, el resto es historia....

Pocas veces ocurre, tal vez por eso sea tan bello cuando acontece.
Me he entregado, soy suya..... se ha entregado, es mío

No hay vuelta atras..... no la queremos... somos lo que somos y como somos.

Desde siempre...... y hasta siempre....




lunes, 1 de junio de 2009

La mazmorra - Capítulo 1


Son las 6 de la mañana cuando llega la furgoneta, aunque llevamos desde las 5 sentados frente a una taza de te blanco, viendo como los minutos tan apenas pasan.

Bajo corriendo para abrir la puerta y les indico el camino hasta el sótano, me encanta la cara de sorpresa de ambos hombres al ver nuestra mazmorra, lúgubre y acogedora a un tiempo, al menos para nosotros, los demas nos da igual lo que piensen.

Depositan la caja donde les indico y les acompaño de nuevo a la entrada, firmo el albaran de entrega y cierro con suavidad la puerta. Como debe hacerse todo en la casa, suavemente.

Una vez nos quedamos solos, mi Señor se acerca a la caja con una palanca para quitar la tapa que esta clavada a ella, la levanta con cuidado y sentada en un rincón asustada y temblorosa esta su primera ninfa, de piel blanca como la nieve, su pelo parece un rayo de sol en primavera y sus ojos de un intenso verde como si estuviésemos viendo una pradera del norte, tan del norte como ella, muestran el miedo y la curiosidad que siente.

Con cuidado y sin asustarla la toma en sus brazos y la deposita en una silla, tomo unas toallitas húmedas y le limpio la cara y las manos. La noto temblorosa pero para nada el miedo que pretende demostrar.

Con su mirada me indica que le deje solo con ella así que subo a la cocina y preparo el desayuno, empezara a explicarle las condiciones de su contrato. Se que le da un mes de prueba antes de firmar el de por un año. Voy trabajando despacio, retrasando el momento de volver, a una parte de mi no le gusta la idea de compartirle, pero es su deseo, así que acepto.

Bajo con una bandeja bien surtida, desayunaremos juntos los tres para empezar a conocernos, mañana no se como será, ahora todo cambia y no me gustan los cambios.

Llego con una sonrisa en mis labios, ya estan colocados a la mesa, mi Señor a la cabecera, laila (ese será su nombre desde hoy, es escandinavo como ella y significa anochecer) a su izquierda y yo a la derecha.

Preparo la mesa con sumo cuidado ante la atenta mirada de ellos, tal y como al Amo le gusta. Ya se las medidas a las que tienen que estar separados los cubiertos sin necesidad de usar la regla, pero lo sigo haciendo para que él lo compruebe.

Primero los manteles individuales de hilo negro perfectamente planchados, la servilleta doblada en rectángulo a la derecha, sobre ella el cuchillo con la sierra mirando hacia el plato y el tenedor a la izquierda del mismo. Sobre el plato una cuchara y tenedor de postre. Una copa para agua donde se sirve el zumo de dos naranjas y un pomelo, un ultimo vistazo y todo esta perfecto.

Sirvo el zumo, en ese momento nos dice que esa será una de las tareas de laila, ella nos servirá a ambos la comida.

Oigo como llega la furgoneta de Javier, miro a mi Señor y este hace un gesto afirmativo con la cabeza, termino de servir el desayuno, antes de subir para abrirle. Café para él y laila, para mí un te blanco, dos tostadas con margarina y mermelada de naranja amarga para ellos dos y una con aceite de oliva para mi; laila siempre comerá lo que coma Amo, ella no puede elegir. Cojo la bandeja y subo a abrirle a Javier.

Javier es un par de años mas joven que yo, alto… muy alto, pasa el metro noventa yo me siento pequeña y frágil a su lado, tiene los brazos fuertes y las manos grandes. Una sonrisa dulce que algunas veces llega a ser dura, sobre todo el día en que Amo le contó nuestros planes, mejor dicho sus planes. Se quedo mirándome fijo y su sonrisa no fue dulce sus ojos me helaron la sangre. No se por que motivo no le agrado la idea.

-Buenos días princesa- me dice mientras me guiña un ojo y se pone un café -¿ya le llegó al gran Señor su nuevo juguete?

- Si, hace una hora – le respondo mientras le pongo un zumo en una copa

- Sabes que te va a dejar ¿verdad?

Lo miro con una ceja arqueada, - ¿Qué te hace estar tan seguro?

Sonríe mientras muerde una tostada que le he preparado con aceite de oliva, y la acerca a mi boca, tomo un bocado y lo miro mientras mastico. Me guiña un ojo y se dirige a la mazmorra. Siempre me deja igual, haciendo que ocupe mis pensamientos durante el día.

Safe Creative #1011287953599
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...