martes, 26 de abril de 2011

TRES SUEÑOS .... tercer sueño




Los gemidos de la mujer siguen sonando en mi cerebro haciendo que mi humedad aumente y una punzada de envidia golpe mi corazón.

Parpadean las luces y una mano grande tapa mis ojos, con la otra la boca, su cuerpo grande y musculoso me inmoviliza contra la pared no puedo ver, no puedo gritar, no conozco ese olor y sin embargo mi excitación aumenta.

Una voz ronca me susurra que no abra ni los ojos ni emita sonido alguno, estoy paralizada por el miedo y me quedo como una estatua. Un pañuelo de seda cubre mis ojos me llega un olor genuino a sexo, sexo salvaje, sexo añorado. Ahora la mordaza es colocada en mis labios, trago con fuerza su cuerpo duro sigue pegado a mi inmovilizando.

Me pone cara a él, a cada movimiento suyo llega a mi nariz su olor, una tortura que me deja la mente en blanco y hambrienta, levanta con suavidad mis manos sobre mi cabeza, toco una especie de tubo y me esposa a el.

Suelta el cinturón de la gabardina, aparezco desnuda ante él, -"sabrosa"- sale de entre su labios y acto seguido noto una pinza en cada pezón y una tercera en mi clítoris. Vuelve a girarme, apoyo mi frente en la pared y sin esperarlo noto el primer golpe en mi culo, uno tras otro sin prisa, sin pausa, haciendome unos gemir y otros gritar, según avanzan los golpes los noto mas dolorosos ya que va golpeando zona golpeada, no hay furia, solo deseo, el deseo de oír escapar como puede tras la mordaza mis quejidos.

No se cuantos lleva, solo se que me siento terriblemente excitada, solo se que a pesar de las lágrimas que caen de mis ojos estoy feliz, solo se que de pronto me invade un terrible cargo de conciencia, ¿como he consentido? No es mi Dueño, cierro los ojos tras la venda con fuerza.

Estoy tumbada en mi cama, me escuece el culo, la gabardina esta con cuidado sobre una silla y a mi lado hay alguien, reconozco el olor y avergonzada intento salir de la cama, no merezco estar en la misma habitación que mi Dueño.

-¿Donde vas? - oigo a mi espalda, no se que decir, estoy avergonzada. -Vuelve a la cama y duerme tranquila - estuve todo el tiempo allí, no se hizo nada que yo no hubiese autorizado - Vuelve tranquila conmigo, que mañana hablaremos de tus fantasías.-

domingo, 3 de abril de 2011

TRES SUEÑOS... segundo sueño




Sigo mi camino con una sonrisa, me paro en una cafetería para tomar un café que aporte un poco de calor.

En el interior la temperatura es muy agradable, ero yo no puedo quitarme la gabardina ya que no llevo nada debajo de esta, así pues me tomo mi café con leche sin entretenerme más de lo preciso.

Tal y como salgo observo una pareja apoyada en un coche besándose, los miro con envidia y una sonrisa triste en mis labios y mi mente vuela veloz con una dulce fantasía.

En el preciso momento en que empiezo a imaginar una farola parpadea la miro y cuando mi vista vuelve a la pareja del coche esta ella atada sobre el capot, en la misma postura que si lo estuviese en una cruz de San Andrés.

Llevaba un corset de cuero negro que dejaba al aire sus pechos, sus pezones estaban pinzados y unidos por una cadena que su Amo sostenía con una mano tirando hacia arriba de ella al tiempo que le golpeaba el pecho con una fusta.

Mi lengua moja golosa mis labios, mi boca se ha hecho agua ante la escena, él me sonríe y guiña un ojo al tiempo que me invita a acercarme con un movimiento de su cabeza.

Le devuelvo la sonrisa notando como un calor sube por mis muslos, sin embargo inclino la cabeza y sigo mi camino con el sonido de la fusta golpeando sus pechos y los gemidos de la mujer
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...